Blogia
Proyecto Aulastic / Familias

TRIPLE JORNADA

TRIPLE JORNADA

Debo aclarar, que lo a continuación expuesto, es la recopilación y selección de una serie de datos de distintos artículos, reportajes, monográficos y estudios realizados por otras personas, junto con alguna que otra apreciación personal.

Busco con este artículo, romper una lanza en favor de los niños con dificultades para el aprendizaje. Esos niños que, a lo largo de toda su vida escolar, cargan con la etiqueta de cortos, lentos, vagos, malos…

La expresión “dificultades de aprendizaje”, para los expertos, engloba distintos trastornos que afectan a la capacidad de procesar, memorizar o comunicar la información, (entender, hablar, leer, escribir, razonar o para las matemáticas). Estarían incluidos dentro de estos desórdenes la dislexia, la disgrafía, la discalculia, el déficit de atención, la hiperactividad…

Un simple rasgo de carácter, como es la impulsividad, que a veces, puede formar parte de la personalidad de un niño, académicamente, puede tener consecuencias, y es que hará, que ese niño ejecute las tareas con prisas y por ello, incurrirá en gran cantidad de errores, muchos más que los que pueda cometer otro niño con un carácter más reflexivo, lo cual no implica la falta de conocimiento ante una tarea. Este es tan sólo un ejemplo de los muchos que se pueden dar en relación al tema que nos ocupa.

Los niños que padecen estas dificultades suelen tener un coeficiente intelectual normal o incluso superior a la media, pero existe una gran disparidad entre su potencial real y el rendimiento académico, algo en su mente interfiere en su proceso de aprendizaje y sus cerebros procesan la información de manera diferente, impidiéndoles progresar al ritmo esperado. No suele diagnosticarse antes de que el alumno curse 3º de Educación Primaria, (cuando tienen 8 ó 9 años) y es que casi siempre, está enmascarado tras la circunstancia de que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje.       

El hecho de que un niño tenga dificultades en el aprendizaje, no significa en absoluto que tenga una incapacidad o que no pueda aprender, simplemente, implica que necesitará de más tiempo y esfuerzo para lograrlo.

En muchos casos, detrás de estas dificultades para aprender se encuentra una razón genética, el que los padres lo sepan, les lleva a recordar su pasado, verse reflejados en sus propios hijos y comprender porque para ellos resultó tan dura la época estudiantil. Ser conocedores de que aquello que padecieron en sus años escolares tiene un nombre y que otros también lo sufrieron y lo sufren, es como una liberación y les ofrece una visión nueva del problema. Comprender y aceptar que estos trastornos son crónicos, que no es algo que tenga cura, sino que se debe aprender a convivir con ello, es el primer paso para ayudar a sus hijos a mejorar.

Estos niños, suelen ser víctimas de jornadas agotadoras e interminables. Comienzan, al igual que sus compañeros, con las clases propias del nivel que cursan, continúan con los refuerzos que necesitan (logopedas, psicólogos, orientadores…)  y al regresar a casa, varias horas de tareas, las del normal discurrir del curso, que les suelen llevar mucho más tiempo que al resto de compañeros y las específicas de sus terapeutas. Estas largas sesiones que algunos expertos llaman “triple jornada”, suelen dejar a padres e hijos agotados y con la sensación de que lo único que se valora es el rendimiento escolar, cuando en realidad, si miramos a nuestro alrededor, caemos en la cuenta de que el grado de felicidad de la gente, poco o nada tiene que ver con su expediente académico. Muchos estudiosos del tema recomiendan no prolongar el refuerzo pedagógico más de lo estrictamente necesario.

Padres y profesores deben trabajar en estrecha colaboración, buscando el bien del niño y su adecuado proceso de enseñanza.  

El reforzar su autoestima, guiarles a la hora de desarrollar estrategias para resolver situaciones y problemas, plantear objetivos reales que sean capaces de alcanzar y aplaudir los pequeños éxitos, son sólo algunas de las cosas que los padres pueden hacer, para ayudar a los niños con dificultades en el aprendizaje.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres